EUNACOM: Un estándar mínimo en salud para el sistema público. Carta del Dr Mauricio Cofré, Presidente MGZ.

Señor Director:

El Examen Único Nacional de Conocimientos de Medicina (EUNACOM), como su nombre lo indica, es un examen que permite evaluar el nivel de conocimientos que posee un profesional en medicina. Contiene preguntas que responden a un perfil de preparación mínima para ejercer, evaluando el estado de competencias teóricas necesarias para poder atender a los pacientes.

Esta prueba se instauró como requisito, tanto para médicos chilenos como extranjeros, y es un examen teórico-práctico de medicina general que se aplica desde el año 2009.

De acuerdo a lo que dispone la ley, la aprobación de esta prueba es obligatoria para ejercer en el sistema de salud público, con el fin de garantizar un estándar de conocimientos mínimos en los facultativos que atienden al 80% de población. Siendo exigido tanto para los médicos generales que se desempeñarán principalmente en Centros de Salud Familiar y consultorios, como para los profesionales especialistas que deseen validar su título para ejercer en nuestro país.

En este contexto, es comprensible que tanto ASOFAMECH, MINSAL y Colegio Médico estén evaluando la fórmula para que los especialistas que se formaron en el extranjero puedan validar su título mediante una certificación distinta al EUNACOM, inicialmente concebido como evaluación de conocimientos para el ejercicio de la medicina general no especialista.

Si bien lo anterior hace evidente la necesidad urgente de avanzar hacia un sistema de acreditación y una ley de especialidades, no justifica en absoluto la eliminación de un proceso, siempre perfectible, que tiene como objetivo garantizar un mínimo de conocimientos en quienes atiendan a la población más vulnerable del sistema.Es más, la Atención Primaria de Salud, que es donde principalmente ejercen los médicos generales, es la puerta de entrada al sistema público de salud, debiendo absorber hasta el 80% del total de consultas, teniendo como rol no sólo reconocer y dar atención inicial a una amplia gama de consultas, sino además ejercer acciones de promoción y prevención en salud que le son propias y no delegables al nivel secundario o terciario.

Por otra parte, los sistemas de evaluación médicas son habituales y exigidos en muchos países. Por ejemplo, los médicos chilenos que desean trabajar en Estados Unidos deben rendir y aprobar previamente el USMLE (United States Medical Licensing Examination). En relación a lo mismo, la CONFEMEL (Confederación Médica Médica Latinoamericana y el Caribe), en su declaración de Santiago 2015, señaló estar a favor de las migraciones médicas, siempre y cuando se respeten los marcos regulatorios legales de cada país, rechazando también la utilización de los recursos humanos en salud como capital político.

La atención de salud de la población requiere de un alto nivel de responsabilidad, ética y conocimientos de quienes la ejercen, siendo inaceptables los planteamientos populistas que buscan eliminar los sistemas que resguardan la calidad de la atención. Llama la atención la ligereza con que 257 alcaldes y algunos parlamentarios buscan llenar de “delantales blancos” sus comunas desviando el foco de la responsabilidad que les asiste como administradores de la Atención Primaria.

Mauricio Cofré Oyarzo, Médico general de Zona Hospital de Coinco, Presidente MGZ 2016

Carta enviada a Periódico El Mostrador:
http://goo.gl/S83QUz